VOLVER

6 trucos de economía doméstica que pondrán dinero en tu bolsillo a fin de mes

Luis Alberto Iglesias.Value School

¿Te has parado a pensar en las oportunidades de ahorro de las que puedes beneficiarte si administras con más cuidado tu economía doméstica?

6 trucos de economía doméstica que pondrán dinero en tu bolsillo a fin de mes

Aumentar tus ingresos es muy recomendable, pero no basta con eso. Si realmente quieres mejorar tu situación financiera vas a tener que poner en orden la gestión de tu economía doméstica. Tienes que tomar medidas por el lado del gasto, y no me refiero solamente a los gastos mayores: la hipoteca, el seguro de salud o el préstamo del automóvil. ¿Te has parado a pensar en las oportunidades de ahorro de las que puedes beneficiarte si administras con más cuidado tu economía doméstica? Me refiero a esos gastos pequeños y compras cotidianas de poco importe relacionadas con la alimentación y el mantenimiento del hogar que repites varias veces casi todas las semanas. Por ahí también se escapa mucho dinero sin que nos demos cuenta. Si no tuviste la suerte de aprender de tus padres o familiares buenos hábitos de gestión de la economía doméstica, aquí tienes seis recomendaciones que pondrán dinerito extra en tu bolsillo si las pones en práctica:

1. Paga tus compras en efectivo

Pagar con dinero contante y sonante —billetes y monedas— ayuda a llevar mejor la cuenta de lo gastado. Pagar con tarjeta o con el móvil es muy engañoso porque nunca ves salir dinero de tu bolsillo. Por el contrario, al pagar en efectivo notas tarde o temprano que se te acaba el dinero y tomas conciencia de todo lo que has gastado. Si quieres controlar mejor en qué se te va el dinero, paga siempre en efectivo.

2. Si pagas tus compras habituales con tarjeta, que sea de débito

El importe de lo que compres con tarjeta de débito se descuenta automáticamente del saldo de tu cuenta, lo cual ayuda a controlar los gastos. Es verdad que pueden ser más cómodas que el efectivo para pagar algunos servicios (una consulta con el fisioterapeuta o un par de noches de alojamiento en un hotelito de montaña, por ejemplo) y que son imprescindibles para comprar por Internet, pero te aconsejo los pagos en efectivo por norma.

3. Pide los recibos de todas tus compras y consérvalos

Para calcular cuánto te cuesta vivir cada mes, acostúmbrate a pedir los recibos de caja cada vez que hagas una compra y guárdalos. Consérvalos todos sujetos con una pinza, con una goma o dentro de un cuaderno, da igual. Al final del mes, suma sus importes y mira en qué has gastado más. A lo mejor te llevas una sorpresa. Al cabo de dos o tres meses tendrás una buena idea de a cuánto ascienden tus gastos mensuales y estarás en posición de ajustar tu presupuesto para alcanzar las metas de ahorro e inversión que te propongas.

4. No pagues con tarjeta de crédito

Piénsalo bien: al ofrecerte la posibilidad de posponer y financiar los pagos, una tarjeta de crédito te permite gastar más dinero del que realmente tienes. ¿A que suena tentador? Pues esa tentación a muchos les acaba saliendo muy cara, y no me refiero solamente a la cuota anual —cada año más elevada— que pagas si contratas una. En definitiva, yo creo que todos estaríamos mejor sin ellas (todos menos las compañías de tarjetas de crédito, claro). Olvídate de las tarjetas de crédito. Y si tienes una, no la utilices para pagar tus compras cotidianas.

5. Planifica tus compras

Compra en las rebajas. Aprovecha a comprar más cantidad de un artículo si se encuentra en oferta. Haz tus compras con semanas o meses de antelación para evitar pagar precios más altos en momentos en que la demanda aumenta y el precio de un artículo se dispara (es lo que ocurre, por ejemplo, con el marisco, el cordero, y el pescado en Navidad). En suma, conviértete en un comprador inteligente que planea sus compras con antelación.

6. Hazte una despensa

Pocas cosas tan fáciles permiten ahorrar tanto como contar con un armario en casa que puedas utilizar como despensa. Compra grandes cantidades de productos no perecederos en oferta y almacénalos. Acumula alimentos enlatados y conservas para tener siempre comida en casa y evitar viajes innecesarios al supermercado. Haz acopio de latas y botellas de bebida aprovechando los descuentos que obtendrás al comprar grandes cantidades. Teniendo una buena despensa en casa es imposible no ahorrar.

Los trucos que he explicado en este artículo son fáciles y están al alcance de cualquiera, sean cuales sean sus ingresos mensuales. Como he dicho en otras ocasiones, ahorrar es a menudo una cuestión de actitud. ¿Y tú? ¿Cuáles son tus trucos de economía doméstica? ¿Cómo consigues ahorrar unos eurillos a fin de mes?

Photo by AnnaStills on Evanto


Una iniciativa de…
Value Kids es una iniciativa de Value School que siente la necesidad de inculcar y reforzar en nuestros jóvenes hábitos financieros saludables y de consumo responsable
Contacto
Jose Abascal, 45.
Planta Principal
28003 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete
Suscríbete a nuestra lista de correo y recibiras nuestras comunicaciones sobre nuestras actividades y eventos
Identifícate