VOLVER

Aprender a gestionar el dinero en la niñez

Maite Vallet.teach&team

Si quieres que tu hijo sea autónomo, piensa que difícilmente logrará serlo si económicamente depende de otros.

Aprender a gestionar el dinero en la niñez

A muchos adultos les resulta muy difícil gestionar su dinero: gastan más de lo que ganan, no distribuyen sus gastos en función de sus ingresos, solicitan préstamos que no pueden afrontar… Se acostumbran a depender económicamente de familiares y amigos que esporádica o habitualmente saldan sus cuentas, o viven con la eterna angustia de no disponer de lo que necesitan para cubrir sus gastos, por no ajustarse a su capacidad económica. Nunca aprendieron a gestionar su dinero. Nadie les enseñó.

Administrar y, en general, manejar dinero se suele vincular con los adolescentes, con el hecho de tener que financiar sus propios gastos al salir con amigos, sin los padres. Sin embargo, no es la adolescencia sino la niñez la etapa propicia para lograr la habilidad de administrar el dinero.

Precisamente, por ser la etapa en la que están especialmente predispuestos a adquirir cualquier aprendizaje que suponga saber organizarse, nos proponemos enseñarle a gestionarlo. Necesitan nuestro asesoramiento. Debemos dárselo. Cometerán errores, pero les ayudaremos a superarlos permitiendo que asuman las consecuencias. Veamos algunas cuestiones que nos pueden ayudar a actuar coherentemente con los hijos, respecto a manejar y gestionar su dinero:

¿Debo ofrecer a mi hijo una paga periódica?

Hasta la adolescencia no debemos asignarle una cantidad para sus gastos. En la niñez, se le proporciona algo de dinero, únicamente para enseñarle a administrarlo. Calcularemos con el niño la cantidad que invertimos para un gasto suyo que afrontemos de manera regular. Debe ser un gasto con el que estemos de acuerdo. Podría ser, por ejemplo, para cromos o coleccionables. Le diremos que, a partir de ahora, el dinero que gastaba en cromos se lo vamos a dar una vez a la semana; por ejemplo, el domingo.

Pueden suceder varias cosas, todas ellas previsibles: que se gaste todo el lunes y quiera comprar más cromos el jueves, le explicaremos que deberá esperar al fin de semana; que se lo gaste en otra cosa, le diremos que esa semana tiene que renunciar a sus cromos; que lo pierda o alguien se lo quite, le ayudaremos a caer en la cuenta de cómo debe guardarlo, pero tendrá que asumir la consecuencia: no podrá comprar cromos esa semana.

¿Le podemos prestar dinero?

Le podemos prestar dinero (nunca si lo ha perdido o gastado) porque consideremos que se presenta una oportunidad especial, por ejemplo, una oferta que merece la pena. Es una excelente ocasión para enseñarle a devolverlo. Establece con tu hijo pequeñas cantidades que se descontarán de lo asignado semanalmente. En las semanas siguientes al préstamo, habrá saldado su deuda.

Es importante que aprenda a devolver lo que debe, por pequeña que sea la deuda. Puede ser una cantidad insignificante para nosotros. Esa no es la cuestión. Lo importante es que aprenda a devolver, de forma organizada, lo que pida prestado.

Si no le damos importancia al hecho de devolver lo que debe, él tampoco aprende a dársela. Con frecuencia, no nos devuelve el cambio de una compra y permitimos que se lo quede o incluso se lo ofrecemos nosotros: Quédate con el cambio. A veces, únicamente está dispuesto a hacer recados si le damos algo. Debemos actuar siendo coherentes…

¿Dinero a cambio de colaboración?

A veces se ofrece dinero a los hijos a cambio de su colaboración. Les ofrecemos una cantidad por recoger la mesa o por realizar actividades que ni siquiera implican colaboración, como hacerse la cama o recoger su cuarto: ¡es un error! Conseguimos que cumplan sus obligaciones por dinero, no aprenden a ser autónomos, ni a colaborar con las personas que conviven. Colaborar forma parte del hecho de convivir, no es un trabajo que se paga; cada uno debe aportar algo a los demás, no como una obligación sino experimentando la satisfacción de ese aporte. Pero ese es tema de otro artículo…

Reflexión: si quieres que tu hijo sea autónomo, piensa que difícilmente logrará serlo si económicamente depende de otros.


Una iniciativa de…
Value Kids es una iniciativa de Value School que siente la necesidad de inculcar y reforzar en nuestros jóvenes hábitos financieros saludables y de consumo responsable
Contacto
Jose Abascal, 45.
Planta Principal
28003 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete
Suscríbete a nuestra lista de correo y recibiras nuestras comunicaciones sobre nuestras actividades y eventos
Identifícate