VOLVER

Educar en Valores, Educar en Value

Paz Gómez Ferrer .Psicóloga y Executive Coach

Vivimos en una sociedad de consumismo y la tendencia a dar todo a nuestros hijos a veces es inevitable, pero nada aconsejable. Ayudar a nuestros hijos de forma lúdica y divertida a que valoren el esfuerzo y su recompensa, así como el valor de las cosas, les hará ser personas value.

Educar en Valores, Educar en Value

Tarde en un supermercado, niño que pregunta a sus padres…

- Niño: ¿Me compras esto?
- Padre/Madre: No.
- Niño: ¿Por qué no?
- Padre/ Madre desesperado: Porque no puedo estar todo el día comprándote cosas.
- Niño: ¿Por qué?
- Padre: Porque cuesta mucho ganar el dinero y no lo regalan. Hay que trabajar mucho para tenerlo.
- Niño: Solo esto… por fis… por fis…
- Padre: Que no…
- Niño: rabieta universal frente a todo el público con la consecuente vergüenza ajena.

Quién no se ha sentido identificado con una escena similar. Bien en niños o en adolescentes que sin pataleta le dejan a uno de hablar ante el NO rotundo.
Qué padre no ha sentido pena y a veces por qué no, culpa ante esas situaciones.
¿Qué hará el padre o madre en esos momentos?
Dependerá de su tolerancia a la frustración y su aguante ante las rabietas del niño o bien dependerá de su plan estratégico de educación…

Algunas de las opciones posibles:

- Puede darle lo que quiere, pensando “total ya mañana le educo…” pero esto hace que maleduquemos a nuestros hijos.
- Puede no darle lo quiere, sin más explicación “lo que te voy a dar es un buen capón”, con lo que conseguimos “alejar” a nuestros hijos.
- Puede explicarle y ayudar a entender por qué o no es importante lo que pide y por qué o no puede dárselo, construyendo relación de confianza y ayudando a manejar su tolerancia a la frustración.

La clave es gestionar la situación en la que los niños sean capaces de poder empatizar y entender a los padres. Si, si han leído bien. Que los hijos sean capaces de entendernos y de comprender el esfuerzo de decirles que no y lo mucho que nos cuesta ganar el dinero.

Un ejemplo de cómo podría ser:

Un día mi hija mayor preadolescente me preguntó:

- Mamá , toca pedir sushi! Hace mucho que no pedimos!
- Entonces pensé que algo estaba haciendo mal y que cada sábado no podía acostumbrar a mis hijos al tener de todo porque sí.
- Así que le contesté: cuando te lo ganes.

Comencé a desarrollar un sistema de puntos y de fichas, algo que en psicología usamos con frecuencia cuando queremos cambiar un comportamiento y más a largo plazo. (Sencillamente consiste en identificar las conductas a cambiar, extinguir o mejorar y pensar reforzadores positivos que hagan que la conducta se vea modificada).

Les pedí que me anotaran sus mayores deseos y premios que deseaban en los próximos meses. No necesariamente tenían que ser materiales. Podría ser preparar su comida favorita, jugar a algo que les guste, ver una película… Paralelamente, yo anoté todas aquellas cosas que deberían hacer y no hacen. Acciones que les ayudará en el futuro a ser más responsables y ordenados. Algunos ejemplos sencillos: colaborar en las tareas domésticas según su edad (poner la mesa, sacar al perro, recoger su cuarto, ayudar a los hermanos pequeños con deberes…) también sus propias responsabilidades como: hacer deberes, estudiar, sacar buenas notas, practicar con el piano, ir a los entrenamientos…

Cuando después de 15 días con el sistema de puntos y observando que cumplía con sus responsabilidades, le di su esperada cena de sushi. La diferencia es que se lo ganó ella, ¡cumpliendo con éxito!

De igual manera, podemos aplicarlo con las cosas cotidianas. Cada vez que vayamos a comprar ropa porque necesiten, envolver cada pantalón, vestido, zapatos… y que ellos se lo ganen con conductas productivas y útiles. Si son propuestas por ellos mucho mejor, así desarrollarán mejor su sentido de compromiso y motivación.


¿Por qué es importante mantener a los niños motivados?

 La motivación incrementa el esfuerzo y su persistencia en la tarea.
 La motivación aumenta su iniciativa y proactividad.
 La motivación mejora sus habilidades de procesamiento cognitivo.
 La motivación contribuye a una sana autoestima.

Lo que en principio fue una motivación externa (que me den premios), con el tiempo conseguiremos que sea una motivación interna, que es la más importante que Maslow llamaba “autorrealización personal”, la más importante de todas pues va vinculada con obtener logros bajo el deseo de autosuperación personal.

La paciencia, la gratificación a largo plazo, la educación financiera, los valores del esfuerzo…Todo esto es parte de la filosofía value. todo ello indispensable para la vida.

Recordad, nos cuesta mucho esfuerzo que valoren las cosas y si nosotros no valoramos cada cosa que les regalamos cada día no serán conscientes de su valor.

¡Os animo a que les retéis a conseguir sus premios!

Muchas gracias

 

Photo by Pablo Merchán Montes on Unsplash

 

 


Una iniciativa de…
Value Kids es una iniciativa de Value School que siente la necesidad de inculcar y reforzar en nuestros jóvenes hábitos financieros saludables y de consumo responsable
Contacto
Jose Abascal, 45.
Planta Principal
28003 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete
Suscríbete a nuestra lista de correo y recibiras nuestras comunicaciones sobre nuestras actividades y eventos
Identifícate