VOLVER

Invertir en ser padres

Paz Gómez.

Cómo invertir en desarrollar la autoestima en niños y adolescentes: guía para padres

Invertir en ser padres

Nadie dijo que educar fuese fácil. ¡Cuántas veces hemos deseado que los niños naciesen con un libro de instrucciones! Pero la realidad es que a ser padres se aprende siendo padres. Y lo cierto es que, por norma general, cuanto más invertimos en nuestros hijos (si lo hacemos bien), el retorno en su bienestar y en el nuestro es muy alto.

Por eso hoy queremos hablaros de cómo desarrollar la autoestima, que es uno de los pilares fundamentales en el desarrollo de las personas.

  • ¿Por qué la autoestima es importante?

Fomentar una buena autoestima en nuestros hijos desde edades tempranas les ayudará a desarrollar mejor confianza y seguridad en sí mismos y así desarrollar mejores herramientas para enfrentarse a sus miedos, dificultades y, además, para conseguir sus metas y objetivos. La autoestima implica quererse y respetarse, algo fundamental, por ejemplo, en los adolescentes.

  • ¿Qué tengo que considerar antes de trabajar la autoestima de mis hijos?

Lo primero: mirémonos al espejo y reflexionemos sobre cómo somos como padres. A la hora de educar podemos identificar distintos estilos, ¿cuál nos caracteriza más?

  • El estilo autoritario. Está marcado principalmente por el control y el orden, un padre o madre autoritario exige que se hagan las cosas de una determinada manera. No opta por el diálogo, ni se explican los límites que pueda haber. Consecuentemente este estilo genera mucha ansiedad ante el fracaso, no permitiendo que el niño se adapte a lo que necesita realmente.
  • Otro estilo es el permisivo. Los padres con este estilo de educación presentan una actitud insegura, pasiva y se muestran muy preocupados porque el niño no se disguste o se enfade. No existe control, ni orden, ni norma; en este estilo nos encontramos que es el niño quien elige. Como resultado, los niños se convierten en personas inseguras que no saben lo que tienen que hacer, al no haber existido un referente que les oriente.
  • Por último, tenemos el estilo democrático. Está centrado en la evaluación positiva y el apoyo emocional. Los padres con este estilo educativo intentan que los niños participen en la toma de decisiones, ofreciéndoles la oportunidad de elegir y practicar de forma positiva los límites y las normas, “guiando” al niño hacia donde debe seguir. Se desarrolla así un diálogo mutuo, empatía y libertad.

Mirarnos primero a nosotros mismos nos ayudará a conectar mejor con nuestros hijos. No podemos “desarrollar” a nuestros hijos si no nos conocemos y no nos comprometemos con desarrollarnos a nosotros mismos como padres.

 ¿Cómo fomento la autoestima?

No existe una receta mágica. No obstante, queremos compartir algunos tips que esperamos os sean útiles. El mayor de todos: “practicad el Efecto Pigmalión – creed en vuestros hijos y su capacidad más que ellos mismos, más que nadie”. Y para ello…  

  • Cercanía y Contacto: Tanto verbal como no verbal. Cercanía, sonreír, acariciar, abrazar, etc. Todo ello aumenta su auto-valía, creyéndose merecedores del cariño de las personas.
  • Autoconocimiento: Ayudándole a que sepa que es especial en algo (talento). Dándose cuenta de sus logros y valorando no solo los buenos resultados obtenidos, sino la cualidad que le ha llevado a alcanzarlos. De igual modo los refuerzos en público son altamente recomendables, dejando los castigos para los momentos en los que os encontréis a solas.
  • Enseñándole conductas de autonomía y de toma de decisiones. Cuantas más responsabilidades adquiera, dentro y fuera de casa, mucho mejor. Este aspecto aumenta la sensación de valía y constata que los padres confían en él. Ten cuidado con la sobreprotección, tan sólo “ayuda” a los padres a que se sienten más seguros al pensar que a su hijo no le va a pasar nada. Por el contrario, para el niño, aumenta su inseguridad, imposibilitando la toma de decisiones o la adaptación a situaciones nuevas.
  • Reforzar siempre los avances. En nuestra autoestima también tenemos en cuenta lo que los demás piensan de nosotros. Ej. Si siempre decimos que lo hace mal, reforzamos su sentimiento de fracaso. Como alternativa, podemos utilizar la sobrecorrección conjunta, ayudándole a hacerlo de otra forma mejor y más sencilla. Otra manera de garantizar avances es organizar actividades o tareas que tengan la oportunidad de salir bien y así generar experiencias con éxito que podremos reforzar después.
    La mejor forma de reforzar es:” reforzar en público y castigar en privado”. Evitar humillaciones públicas siempre.
  • Saber hacer críticas:
    • No usar generalidades ni adjetivos de tipo “siempre igual, nunca obedeces, qué desastre…” a la hora de hacer críticas. Tratar de usar un lenguaje más explícito, cercano y con el objetivo de ayudarle a poder cambiar la próxima vez.
    • Castigar la conducta, no la persona (no es lo mismo decir " eres tonto" a " lo que has dicho es una tontería”). Referirnos a la conducta le ofrece la oportunidad de poder cambiar las cosas y asociar que ha de modificar lo que hace y no lo que es.
  • Animarle a que exprese verbalmente sus afectos, sentimientos (cuando llore, esté contento), validando su opinión en las conversaciones.
  • Los padres sois los modelos. Es positivo hablarles de los logros que hemos alcanzado, pero también de las “debilidades” o aprendizajes que nos ayudan a superarnos. Te ayudará a generar más cercanía y complicidad.
  • Evitar comparaciones con otros hijos /amigos /primos y darle valor y visibilidad en lo que es su talento.
  • Invierte en una comunicación más asertiva, emocional y cercana: trata de no interrumpirle, escuchar activamente cuando hable, empatizar y mostrarle interés genuino en lo que dice. Así conseguirás que quiera volver a contarte las cosas y acuda a ti cuando lo necesite.

Estamos seguros de que invirtiendo en algunos de estos consejos recibiréis mucho. ¡Nuestros hijos son nuestra mejor inversión!


Una iniciativa de…
Value Kids es una iniciativa de Value School que siente la necesidad de inculcar y reforzar en nuestros jóvenes hábitos financieros saludables y de consumo responsable
Contacto
Jose Abascal, 45.
Planta Principal
28003 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete
Suscríbete a nuestra lista de correo y recibiras nuestras comunicaciones sobre nuestras actividades y eventos
Identifícate