VOLVER

Superagentes económicos contra la pandemia

MARÍA JESÚS SOTO.
Superagentes económicos contra la pandemia

Los desafíos sanitarios y científicos a los que nos está retando la pandemia, son comparables a los desafíos que se están produciendo a nivel económico mundial.

Para iniciar este artículo, creo conveniente recordar la definición de ciencia económica, que es aquella encargada de analizar cómo los seres humanos satisfacen sus necesidades, que son ilimitadas, con recursos escasos que tienen múltiples usos, de tal manera que, de utilizarse para un fin, difícilmente pueden utilizarse para otro, término conocido como coste de oportunidad. Desde esa primera definición enunciada en 1932, esta ciencia, que siempre ha estado “viva”, se ha ido transformando para adaptarse a las necesidades sociales, con recursos que siguen siendo escasos y podrían agotarse, para responder a nuevos retos que encarar en diferentes épocas y realidades como, por ejemplo, a la que nos hemos visto abocados a causa del COVID.

Lo que claramente ha dejado de manifiesto esta pandemia en la realidad frustrante y triste de muchos ciudadanos, a pesar de que debería ser ya una lección más que aprendida, por el impacto y la enorme influencia que siempre han tenido las actuaciones de unos en las decisiones y resultados de los otros, es la interrelación tan necesaria que existe entre los tres agentes que forman parte de la economía. Hablo de los consumidores, millones de ciudadanos del mundo con necesidades crecientes y cambiantes, el primer agente; las empresas, que satisfacen esas necesidades de los consumidores utilizando recursos que pueden llegar a escasear y que necesitan adaptarse para no morir, el segundo; y los países o Estados, representados por sus gobiernos y dirigentes políticos, el tercero, que con los ingresos que reciben vía impuestos, deberían tomar decisiones en la búsqueda de las mejores soluciones para el conjunto, sobre todo cuando el coste que se paga si esa gestión no es eficiente, transparente y previsora, son vidas humanas.

Como ni una, la ciencia económica, ni los otros, los agentes económicos y su mutua interdependencia, parecen ser conocimientos asentados en nuestra sociedad a pesar de ser básicos, he creído necesario explicarlos para los más pequeños en mis publicaciones, y quizá recordárselos a muchos adultos, pues no hay tiempo que perder si queremos mirar hacia un futuro más prometedor. Conocer esa interdependencia entre los tres agentes es imprescindible para predecir los posibles impactos, así como para poder tomar decisiones sabiendo cómo reaccionan unos y otros ante situaciones económicas tan adversas como en las que ahora estamos inmersos a nivel mundial, el momento más crítico y complejo que podamos recordar desde la Segunda Guerra Mundial.

En el título Si en un país nadie trabajase, ¿qué ocurriría? he querido plantear esta pregunta para tratar unos conocimientos mínimos sobre la interactuación de los tres agentes económicos y, con ello, poder prever el impacto en nuestra vida, reflexionar sobre lo que ocurre, y tomar decisiones que protejan nuestra salud, familia, patrimonio, así como nuestros trabajos, negocios o actividades y, en definitiva, nuestra sociedad.

Si no se conoce bien el papel de los tres agentes económicos, no va a ser posible tomar decisiones con garantía de éxito. Si un Gobierno decide subir impuestos, ¿cómo afecta esta decisión a empresas y consumidores? Si los consumidores tienen prohibido salir de su territorio, ¿qué impacto tiene este freno en las agencias turísticas, de automóviles, hoteleras o de restauración? Si las empresas no pueden abrir, ¿serán capaces de mantener sus puestos de trabajo en el futuro? ¿Qué garantías tiene un pequeño negocio, por ejemplo un gimnasio, de que mantendrá sus clientes cuando por fin reabra? ¿Podrá una familia que se haya quedado sin ingresos por las restricciones, cubrir sus necesidades básicas?

Así podríamos llenar folios completos de dudas y preocupaciones reales de millones de ciudadanos del mundo, que no saben cómo enfrentarse a esta situación tan compleja. Si nadie les enseñó nunca lo mínimo sobre economía, ahora que hace tanta falta para evitar quiebras, ¿cómo pueden revertir esta situación? La solución está en los conocimientos y en los valores. En transformarse en superagentes que trabajen para ser más responsables, más eficientes, productivos y resilientes que nunca. Haciéndolo en equipo, con esa interdependencia mutua que saben que puede ayudarles, que les hará fuertes para superar los retos y dificultades actuales.

Si estamos consiguiendo doblegar al virus con más conocimientos, investigación y estudios, con valores como el esfuerzo y la resiliencia, la flexibilidad y la creatividad que permite inventar vacunas o realizar el trabajo de siempre de manera diferente, apelando a la responsabilidad individual de cada uno de nosotros, los asuntos económicos necesitan exactamente lo mismo: más conocimientos, más creatividad y más valores en todas y cada una de las decisiones que tomen los tres agentes económicos.


Una iniciativa de…
Value Kids es una iniciativa de Value School que siente la necesidad de inculcar y reforzar en nuestros jóvenes hábitos financieros saludables y de consumo responsable
Contacto
Jose Abascal, 45.
Planta Principal
28003 Madrid (España)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Suscríbete
Suscríbete a nuestra lista de correo y recibiras nuestras comunicaciones sobre nuestras actividades y eventos
Identifícate